DESCANSO EN VILLA AVECIA (BOLIVIA 2006)

lunes, 27 de septiembre de 2010

DE CERROS, DE COLORES, DE ALEGRÍAS bis… (S S de Jujuy — La Quiaca 290 kms)



El trayecto que va desde SS de Jujuy hasta Humahuaca (124 kms) es bellísimo. Lo dicen las fotos que elegí para este informe. Fue un placer único e inefable este recorrido. Transitaba la carretera a una velocidad de paseo para que las imágenes del paisaje que se me presentaban quedaran grabadas para el resto de mi vida.

En cambio el trayecto que va desde Humahuaca a La Quiaca (165 kms) que se recorre a una altura de 3700 msm fue ventoso y polvoriento. La bruma que cubría el paisaje no era tal, era polvo en suspensión que producía un efecto similar.

Calculo por mi experiencia patagónica que soplaba a una velocidad de más de 100 kms/h. Fue un trayecto de displacer, pero necesario para valorar los momentos apacibles que seguramente vendrán. El paisaje de este segundo tramo (Humahuaca-La Quiaca) es muy similar al de la bajada de Güer Aike o al que nos comunica desde Río Gallegos con Monte Aymond en la Patagonia santacruceña. Por momentos me sentía manejando por esos lugares. Y con viento fuerte como para completar esta sensación.

Al llegar a La Quiaca y dirigirme hacia el Hotel donde me alojo, me crucé en una esquina de la ciudad con un grupo de motoqueros cordobeses que tenían sus motos estacionadas en la calzada. La intención de ellos era ingresar a Bolivia por Villazón. Justamente por el tramo que he decidido no hacer y por dos razones que luego explicaré. Este grupo de amigos viajaba en diferentes tipos de motos. Había un par de cross, una BM 1200 GS, y una GS Adventure como la mía. Todos con poca carga.

Cuando le expresé al de la BM Adventure que no pensaba entrar por Villazón, todos insistieron al unísono en que me uniera a su grupo. Confieso que en un primer momento dudé. Me decían a coro, que si bien el camino es de tierra y en regular estado era siempre preferible tener caídas en baja velocidad que en alta. Que no había que temerle a las caídas, que ellos estaban acostumbrados.

Evidentemente tenían otra filosofía motoquera diferente a la mía, más de riesgo y en equipo.
Reflexioné y me dije:

No te dejes seducir por lo fácil de la amistad grupal. Sigue tu camino en solitario que, hasta el momento, lo vienes haciendo muy bien. Déjalos a ellos que hagan lo que más les gusta.

En cuanto a las dos razones por las cuales no entraré a Bolivia por La Quiaca—Villazón paso a detallarlas:
...
La primera es que priorizo la seguridad: no deseo tener caídas, ni viajando solo ni viajando en grupo. La segunda es que este camino me conduce a ciudades que ya recorrí en viajes anteriores como son las ciudades de Potosí y Oruro, etc… En cambio la otra opción por Prof Salvador Mazza — Yacuiba no.
...
Esto me lleva a decidir con fundadas razones que mi segunda opción es la correcta: caminos seguros y pueblos, ciudades y paisaje desconocidos para mí. Será una nueva experiencia.
...
Además de esto logro abarcar en un abrazo mayor el este boliviano —y argentino—, que contiene a la populosa ciudad de Santa Cruz de la Sierra, polo de desarrollo y factor de conflicto con la administración central boliviana, y a la ciudad de Cochabamba.

(Existe un concepto en el motociclismo que mientras más caídas se tiene más emocionante resulta la experiencia y más sorprendente el efecto que en los demás produce. No comparto esta filosofía pero la respeto, como respeto toda opción diferente a la mía.

Para mí la moto es sólo un instrumento que me acerca a lo inefable. Algunos lo encuentran en la iglesia rezando, otros en el alcohol y las drogas, otros en la literatura y la poesía, algunos pocos en los prostíbulos; los deportistas en las diferentes especialidades, las madres en el amor a sus hijos.... Cada cual con su librito debajo debajo de su bracito).
Mañana regreso a Jujuy para dirigirme desde allí a Bolivia por el este.
...
La Quiaca, 27 de setiembre de 20010
© Todos los derechos reservados
...

1 comentario:

plarchet dijo...

Que grande Luis. Yo pase por la quebrada de Humahuaca en el 1992 y unas horas antes de llegar, el rio llevo el puente y no pudimos pasar. Para colmo habia una epidemia de cholera en toda la zona y tenia los niños y Ana Maria conmigo. Al final tuvimos que volver a SS de Jujuy. Paul