DESCANSO EN VILLA AVECIA (BOLIVIA 2006)

domingo, 7 de noviembre de 2010

BOGOTÁ—MEDELLÍN (425 Kms)


...
Salí de Bogotá con sol. Cosa extraña. A los pocos kilómetros me encontré nuevamente con la lluvia. Nada extraño. Estaba esperándome agazapada detrás de las montañas; me encontré además con el frío y en la parte intermedia de la trepada, con la niebla.

El recorrido de esta jornada fue similar al de lo días anteriores. Sin embargo los trancones de tres horas, los desfiles constantes de camiones cargueros, las pendientes en ascenso y descenso de sesenta grados, los accidentes y los deslizamientos de la montaña se redujeron significativamente.
...
Hubo trancones, sí, pero de una hora y media. Hubo deslizamientos con barro y piedras sueltas sobre la calzada, pero fueron leves. Hubo desfile de camiones cargados, también, pero espaciados. Hubo estrés, claro que lo hubo, pero diluido en espacios abiertos, en rutas menos congestionadas, en curvas menos provocativas y amenazantes, en alturas más amigables, a una escala más humana, demasiado humana, no tan heroicas.

Estas características me permitieron apreciar con mayor detenimiento y reflexión el paisaje que me envolvía, que me seducía, que me contenía y anonadaba. También poder descubrir esa toma, esa imagen justa que se escapaba fugaz, donde cada cosa, cada parte del todo, estaba en su justo lugar, en una proporción medida que sólo la maestría de Dios podía componer con Gracia Divina. Esto me obligaba a frenar de golpe, a invertir el sentido de la marcha, a volver a subir la cuesta, a regresar sobre mis pasos para… ¡Click! ¡Click! ¡Click! ¡Click…!

Oh, Dios ¡Cuánta belleza me regalas…! Esas nubes allá abajo. Ese verde musgo… esos azules recientes de un sol que reaparece detrás de la lluvia entre densos nubarrones que se alejan. ¡Y este silencio sagrado que me habla…! que me dice tantas cosas con una sola palabra...


...
Cuando llegué a la ciudad de La Dorada, destino final que me había propuesto para este día, había recorrido 170 kms en un tiempo de cuatro horas. Eran recién las doce del medio día:

—¿Qué hago en esta ciudad aburrida, fea, húmeda y congestionada de camiones por todos lados...? ¿Y si continúo hasta Medellín...? Creo que tengo suficiente tiempo para llegar temprano…. Son apenas 255 kms de buena ruta y según me aseguran algunos se consumen fácilmente en tres horas y media. Así que…. sacando fotos y todo eso… en cuatro horas estaré allí... ¡Davanti Herrero…no lo dudes!

Y partí con alegría porque no me imaginaba llegar a esta misteriosa ciudad de Medellín, famosa por sus bellas mujeres, de un solo tirón. Además me ahorraba un día de estadía inútil, en un lugar sin poco atractivo, para capitalizarlo en otra ciudad con mejores posibilidades.

A las cuatro de la tarde ya estaba alojado en un hotel sobre el Boulevard de la Setenta, centro comercial a cielo abierto, cercano a la Unidad Deportiva “Atanacio Girardot” donde se realizaron los Juegos Suramericanos en este año.

CIUDAD DE MEDELLÍN
Después de conversar con referentes que me merecían confianza decidí, al día siguiente de mi llegada, visitar el Metro vía, el Metro cable, El Parque Biblioteca España, La Plaza Botero, y la Alpujarra o Centro Administrativo de Colombia. Así que me vestí con ropa liviana, me calcé un par de zapatillas y partí feliz con la emoción del descubrimiento, del desvelamiento, entremezclando mis paseos con la crítica, a veces mordaz, a veces sutil, y a veces frontal y punzante, sin medias tintas.

METRO VÍA


Limpieza y seguridad ejemplares

El Metro vía es uno de los servicios de transporte que enorgullece a los medellinenses.
...
Es un medio, como el subterráneo de Bs As, que se desplaza sobre tierra y recorre la ciudad de Medellín de Este a Oeste y de Norte a Sur. Se complementa en algunos puntos del recorrido con el Metro cable (Aerosillas) que lleva a los pasajeros a los lugares altos de las montañas colindantes que son casi inaccesibles por otros medios terrestres.

Varias cosas son las de este Metro que a los argentinos le llaman la atención. Primero: su absoluta limpieza. Está terminantemente prohibido ingresar a las instalaciones comiendo o bebiendo. Esta es la razón por la cual no encontré un solo papel tanto en el piso de las estaciones, como en el de los vagones. Segundo: la absoluta seguridad. Existe una Policía propia del servicio que es a la vez autoridad preventiva, represiva, persuasiva e informativa. Tercero: el silencio en los vagones, que es similar al de una cabina de avión. No existe el “ Trac… trac” Trac...trac” “Trac...trac…” tan molesto de las vías del subterráneo de Bs As. Cuarto: el asesoramiento constante al viajero sobre cuál será la próxima parada, qué sitios se pueden visitar allí, etc…etc… Un ejemplo a tener en cuenta.

METROCABLE

....
Haciendo uso de este servicio, y combinando con el Metro cable (aerosilla) fui a visitar un popular poblado, muy humilde, en lo alto de uno de los tantos cerros que limitan a Medellín. Es el Barrio Parque Biblioteca España, cuarto centro cultural entregado a la comunidad como parte del Plan Municipal de Bibliotecas.

PARQUE BIBLIOTECA ESPAÑA

...
El Parque Biblioteca España, así nombrado en honor a la contribución que hizo el Gobierno Español a través de la Agencia de Cooperación Internacional con la donación de un auditorio, es parte de un conjunto de 30 proyectos urbanísticos y sociales desarrollados en el marco del Proyecto Urbano Integral de la Zona Nororiental. El objetivo de este proyecto era producir o generar un profunda transformación cultural en áreas extremadamente pobres donde estaba siempre latente la amenaza de la droga y el narcotráfico, la delincuencia juvenil y la prostitución infantil, entre tantos otros males de nuestro tiempo.

Fue una maravilla ver a los niños de estos poblados realizar diferentes actividades culturales con el asesoramiento de personal capacitado y especializado en las diferentes áreas: computación, danza, coros, psicopedagogía, asistencia sicológica y médica, dibujo, escultura, lectoescritura, juegos pedagógicos, etc… El clima que se respiraba en su interior era de paz y armonía. Con qué respeto y dedicación se desarrollaban todas las actividades
...
Tanto los niños como sus padres se cargaban con esta energía cultural que luego irradiaban por sus barrios a partir de sus hogares, generándose de este modo y muy sutilmente, una auténtica revolución interior y en paz. Cambio que se producía no a partir de la distribución de los planes trabajar (que son muy necesarios para atemperar el drama) y que a la mente del niño o del joven o del adulto nada les aporta como cambio de paradigmas, sino a través de la Cultura, porque en esencia nuestro problema es cultural. Entendiendo a la cultura como solidaridad, intercambio de valores, de opiniones, y muy fundamentalmente como el respeto a las diferencias. Vale decir: como todo aquello que es contrario a lo que propugnan las ideologías fragmentarias, absolutistas, de pensamiento único, cargadas de odio y resentimiento, como la de los Chavistas en Venezuela o la de los inefables kirchneristas en la argentina que por suerte, y en especial esta última, están viviendo un fin de ciclo inexorable.

Al ver el entorno que rodeaba a este centro cultural, en un primer momento tuve temor, porque lo relacionaba con las Villas de Emergencia argentinas o con las Favelas brasileras ¡Qué error! Caminé por sus angostas callecillas y sólo coseché el afecto y la simpatía de todos sus pobladores. En tan solo cuatro años de funcionamiento de este mega proyecto, el cambio se había producido de manera mágica, maravillosa y en paz.

Sin embargo, no todos ven esta realidad de la misma manera. Existen aquellos que, a través de una impronta ideológica significativa, expresan su crítica de manera precisa y categórica. Por eso vale la pena escuchar este otro punto de vista para poder apreciar la otra cara de la moneda.
...
Escuchemos este diálogo que mantuve en el Metro vía (aerosilla) con un grupo de amigos colombianos de la Guajira (Zona noreste de Colombia)mientras descendíamos hacia la ciudad de Medellín

Video Metro cable: http://www.youtube.com/watch?v=BNOG20ZPOFw

PLAZA BOTERO

...
Al llegar a tierra firme, y sin salirme de las instalaciones del Metro, tomé nuevamente el Metro vía y me bajé en la estación Parque Berrío donde está, entre otros lugares de interés, La Plaza Botero. Es un espacio abierto muy simpático donde se pueden apreciar las esculturas de este famoso artista medellinense que supo ver en el arte excedido de peso lo que otros, menos inescrupulosos, habían descuidado o dejado de lado.
...
No es Botero un Miguel Ángel, ni un Picasso, ni tampoco un Salvador Dalí… No, para nada… Es un hábil marketinero colombiano que supo sacarle provecho a los culos gordos, barrigas y cachetes rozagantes de sus modelos.
...
Este es el caso de las esculturas en bronces construidas a escala urbana e implantadas con gracia y arte en la plaza que lleva su nombre, atrayendo a miles de turistas y ciudadanos locales que todos los días se reúnen al pie de cada una de ellas para compartir su tiempo y sus afectos.

ZONA CENTRO, ALPUJARRA

Imagen de la ciudad.............................Cantores populares........ Plaza de la luces
Dese la Plaza Botero me dirigí al Centro. En el camino pude ver espectáculos populares callejeros donde el pueblo se expresaba con su arte de manera espontánea y feliz.

Video: http://www.youtube.com/watch?v=2rCmgwTNj60

Mientra filmaba este video, alguien por detrás trataba de introducir su mano delictiva en el bolsillo de mi pantalón que tenía solo papeles (estaba advertido de los manos largas). Con absoluta tranquilidad, y sin dejar de filmar, me di vuelta, y mirándolo a los ojos le dije:

—Pero mi querido amigo.... no pierdas el tiempo conmigo, allí sólo tengo papeles.

No supo que decirme y se alejó a paso vivo entre la multitud ensimismada.

El centro es un área muy congestionada y sucia, donde uno encuentra a cada paso imágenes dolorosas: paralíticos, deformes, amputados, moribundos, alienados, locos y toda clase de sufrientes. Vale decir, aquello que no queremos ver y que nos recuerda, por más que lo neguemos, lo que JL Borges dejó con su arte en estos versos:

"...trágica hermosura el destino del hombre sobre la tierra…"

Todos estos desgraciados estaban tirados como basura sobre la vereda o las calzadas peatonales, dando lástima para que uno les pudiera tirar una moneda, aquella que nos sobra pero que no damos por ser nosotros tan miserables, o peor que ellos.

De la Alpujarra, o el Centro Administrativo de Colombia, preferiría no hablar porque es tan fría, tan desahbitada y tan cuadrada su arquitectura que por momentos me parecía estar caminando por las desoladas ciudades alemanas de la segunda guerra mundial, en pleno toque de queda.

Medellín es una mezcla posmoderna que se abre paso inexorablemente, con sus paradigmas significativos universales que ahoga las identidades, a nuevas realidades; es una mezcla entre lo bello antiguo y lo feo actual de las ciudades latinoamericanas que surgieron muy pobremente durante la modernidad, degradadas y demoradas hasta el presente, por la corrupción de siglos, por la falaz verborragia de una cultura dirigente que hasta hoy perdura.
...
(Mañana lunes ocho trataré de llegar, Dios mediante, a Montería, que según la opinión de un viajero conocedor de estos caminos, me insumiría alrededor de ocho horas de viaje por caminos de montañas. Si sospecho, ya en camino, que el tiempo es mayor al indicado, tengo la opción de quedarme en Caucacia que está a cinco horas de Medellín).

Medellín , Colombia, 07 de noviembre de 2010
© Todos los derechos reservados

3 comentarios:

ringo dijo...

Feliz día del arquitecto Luis, cada día viajo con usted leo su blog y veo detenidamente todas las imágenes de la belleza de la América, Favio Oscar de Río Gallegos

Anónimo dijo...

FELICITACIONES !!!!!!!!!!!! BRAVO POR ESE ESPIRITU AVENTURERO !!!!!
MUY BUENOS LOS RELATOS. GRACIAS POR COMPARTIRLOS.....
BUEN VIAJE !!!!!
ELBA DE RIO GALLEGOS

Anónimo dijo...

Le felicito por perseguir sus sueños, y darles alcance, en hora buena, y feliz viaje! Silvana