DESCANSO EN VILLA AVECIA (BOLIVIA 2006)

lunes, 8 de noviembre de 2010

MEDELLÍN—MONTERÍA (390 Kms)


...
Eran las 8,09 hs. argentina cuando salí del parqueadero del hotel rumbo a Montería. O las 6,09 hs. de Colombia (dos horas de diferencia). En ese momento el tránsito en el centro era escaso. Tomé por la Av. San Juan que es muy concurrida, para empalmar, a través de una oreja, la Panamericana Norte que me llevó directo al rumbo prefijado para esta jornada. El cielo amenazaba lluvia.
......
No tenía mucha información respecto de este recorrido. Pero al poco de andar me di cuenta que continuaría por los caminos de montaña, con el estrés que esto significaba, porque empecé a trepar y a trepar hasta alturas considerables para luego descender y descender a profundidades, también considerables.
...
Pensé que una vez en el bajo ya no volvería a subir y que por fin dejaría atrás para siempre estos caminos complicados que ya me tenían algo cansado. Pero no. Otra vez las subidas con sus curvas y contracurvas hasta un punto donde la neblina y la lluvia complicaron aún más la seguridad y el relajamiento, tan necesario para la contemplación y la reflexión.

La neblina era total. No se veía a 5 mts. de distancia y a decir verdad tenía mucho temor porque la ruta no estaba señalizada y no se visualizaban las curvas de un lado o del otro. Casi viajaba a ciegas. Fueron veinte o treinta minutos interminables. Hasta que de pronto…. ¡ Pop….! ¡La luz se hizo…! y la lluvia y la neblina cedieron su terquedad al silencio y a la quietud: reapareció la serenidad pero también un paisaje inefable, único, excepcionalmente único que, para no ser reiterativo, podrán apreciar en las imágenes subidas. (Ver el link: Imágenes de la jornada).
...
............................................
...
A partir de ese instante comenzó un descenso que no cedió más, donde los cerros renunciaron a su imponencia para mimetizarse sutilmente, imperceptiblemente, en suaves lomadas, cuya geografía ondulante me recordaba a los campos tandilenses, en la Pcia de Bs As.


Los cerros ceden sus pasos a suaves lomadas y lejanas serranías.
Entre medio de este descenso continuo, aparecieron algunos poblados excepcionales: uno de ellos descansaba sobre las márgenes de un río caudaloso, el otro sobre la ladera alta y suave de un gran cerro que hacía de marco y contención.



EL TIEMPO
El tiempo fue lluvioso e inestable. En algunos tramos del camino muy lluvioso. Por momentos el sol asomaba su rostro feliz, tímidamente, entre medio de concentrados nubarrones que parecían alejarse definitivamente para inundar otros campos. Esto me confundía, porque imaginaba que el buen tiempo regresaría. Pero no, al rato la lluvia regresaba con mayor intensidad y las gotas saltaban en el camino como si fuesen piedras o granizos de goma. Yo estaba feliz porque el espectáculo era único en medio de una bruma religiosa: estaba sólo, felizmente solo en la ruta, gozando del intenso verde mojado y brilloso de la campiña, del golpeteo constante y sonoro sobre mi casco, y de esta posibilidad que el Divino me brindaba de estar allí, justamente allí, para contemplarlo, para vivirlo con intensidad, como un instante único, donativo y sagrado.

EJÉRCITO

...
La seguridad en la rutas troncales del país era absoluta. El Ejército tenía una presencia constante y se ubicaba con patrullas en los puntos estratégicos del camino, lo que le daba mucha tranquilidad y seguridad al viajero.

Al aproximarme a una de estas patrullas, uno de sus integrantes, al verme llegar, me hizo señas con la mano para que me estacionara al costado del camino. Fue la primera vez en todo el recorrido por las rutas de Colombia que me paraban. Pero lo hicieron más por curiosidad y deseos de compartir amigablemente algunas preguntas y respuestas que por otra cosa.

Aproveché esta circunstancia para hacerles algunas consultas. Fue allí que me dijeron que a partir de ahora.... ¡No más montañas…! Camino “tandilense” hasta La Gaujira, lugar de máxima distancia que me propuse visitar en Colombia. (Para los que deseen conocer más sobre La Guajira los invito a visitar este sitio: http://es.wikipedia.org/wiki/La_Guajira)

GEOGRAFÍA ONDULANTE

Tal como me lo expresaron los militares, la geografía a partir de allí —lugar cercano a la ciudad de Caucacia—, era casi una llanura. Algo intermedio entre la llanura pampeana, perfectamente plana, y los campos de Tandil, en la provincia de Buenos Airs, suavemente ondulados. Así fue que pude viajar cómodamente y sin riesgo a una velocidad constante de 100 Km/h. Fue una delicia. Una auténtica delicia. Será por aquello de... "para poder gozar los días lindos se deben sufrir los feos". Me faltaban solo los acordes de la “Sinfonía Pastoral” de Beethoven: “Impresiones suscitadas al llegar a la campiña” para que la ensoñación fuese completa.

Llegué a Montería a las 15,30 hs. Siete horas y media de placer, de sana tensión... y totalmente empapado por fuera pero absolutamente seco por dentro.

(Mañana, Dios mediante, llegaré a Cartagena, lugar donde deberé embarcar la moto en los próximos días, con destino a Panamá. Pero recién será después de visitar "La Guajira". La razón del embarque es que no existen caminos que comuniquen ambos países. Se interpone entre ellos El Tapón de Darién; una Reserva Natural panameña, que los ecologistas se niegan, terminantemente, a que sea contaminada por la bárbara civilización, que todo lo degrada y lo corrompe)

Montería , Colombia, 08 de noviembre de 2010
© Todos los derechos reservados
...

6 comentarios:

Antonio Misas dijo...

He Luís,

Eres un viajero tremendo con dos cojones.

¡Abrazos amigo!

Roberto de SF dijo...

Hola Luis, como siempre atento a tu aventura!! veo placer en tu recorrido Colombiano, era previsible q lo disfrutarias.Supongo q la Reina no se entega ni debajo del agua,jaja!!.Se acerca el Mar Caribe y distintas costumbres Centroamericanas,todo te esta saliendo de maravillas, me alegro por vos y todos tus amigos, q con tanto cariño te acompañan en esta, TU gran aventura!! lo mejor para vos y hasta pronto amigo!!!

Dj Mango dijo...

hola, soy el ingenierio quimico.
mi nombre es jhon edward por si no recuerdas.
me parece genial tu aventura, y la forma en que escribes hace que uno se transporte al momento que tas viviendo.
me alegro por ti.
ah puse en mi fbk tu blog. espero que alguien mas lo vea.
que tes bn seguire leyendo tus andansas.
chaooo

Nicolás dijo...

Que buen viaje y que buena moto... ese viaje es un sueño para mi, me encanto tu blog.

Rober dijo...

Que grande Luis!. Dale para adelante y te deseo mucha buena onda para lo que resta del viaje.

Tu foto principal me hace recordar mi infancia... "30 anios atras yo tambien vi pasar un motociclista en una Kawa 1000LTD por mi pobre barrio donde jugabamos descalzos a la pelota y cagados de hambre. Agradezco a esa persona y mi viejo todo lo que me enseñaron en ese momento para salir del pozo donde estabamos".

Espero que hayas tenido un hermoso pasar en Colombia y cuidate en centro america. Avisame si necesitas ayuda en Guatemala.
Saludos

PS: Un dia alguien me enseñó que "Verguenza es robar".

Luis dijo...

Amigo Robert. Gracias por tus buenos deseos. Y con respecto a centroamérica desearía, dado que sos de Gautemala, algunas sugerencias. A los fines de poder comunicarnos via e-mail, desearía me escribas a mi correo: arqherrero@gmail.com