DESCANSO EN VILLA AVECIA (BOLIVIA 2006)

martes, 16 de noviembre de 2010

CARTAGENA (Misceláneas de espera)


Fil. Fernando A. Arias ....NNN Comte M. Marulanda (FARC) ...xxEmbarcando la moto
Caminaba con cierta dificultad. Parecía contracturado o acalambrado. Tenía el aspecto de intelectual, mezcla de poeta, de filósofo o cura del tercer mundo con su barba y su gorra descolorida. Se acercó pausadamente al refrigerador del hotel como arrastrando los pies sobre el hielo para no resbalar. Yo desde mi asiento lo seguía atento con la mirada inquieta. Y desde esa perspectiva en escorzo, vi sus ojos tristes y profundos.

—Lo noto algo cansado amigo. De dónde vienes…
—Vengo de la Selva. Salí esta mañana muy temprano y recién regreso.
—¡Oh, mucho tiempo…! ¿¡De la selva...!? Y qué es lo que haces en la selva.
—Trabajo para las Naciones Unidas en proyectos de desarrollo social para mujeres en riesgo.

...
Con esta breve introducción se inició una charla en el lobby del hotel, que duró unas cinco horas. Estuvimos compartiendo puntos de vista sobre la realidad latinoamericana y en especial colombiana. Era un militante social del partido comunista, de 56 años, padre de familia, filósofo, poeta, ensayista y escritor. Un auténtico rebelde que a la edad de 14 años se alejó de su hogar —y del confort que le brindaba una clase social acomodada— para trabajar en los más diversos oficios callejeros. Con orgullo repetía una frase que su padre siempre les recordaba:

“Yo los hice a todos mis hijos, pero Fernando se hizo a sí mismo” Fernando era él: Fernando Arena Arias.

—La realidad de Colombia fue siempre trágica desde la colonia hasta nuestros días. Historias de explotación, de masacres y exterminios del pueblo campesino, llevadas a cabo por el poder omnímodo de las clases poderosas que aún controlan Colombia. Las FARC surgieron a partir de cambiar esa realidad. Y crecieron enormemente... a tal punto que, tanto los Conservadores como los Liberales, otrora enemigos acérrimos, se vieron obligados a unirse, formando el Partido Social de Unidad Nacional, que se alternan en el poder. Crearon paralelamente las fuerzas paramilitares que masacraron y masacran comunidades enteras; y todo aquello que supuestamente apoyaba o apoya a la guerrilla: estudiantes, políticos, jueces, sindicalistas, indígenas, etc… Masacres horrorosas con decapitaciones y descuartizamientos, etc…. Y todo para generar terror en el pueblo.

Parecía, mientras conversaba, un hombre de setenta años. Medía sus palabras y hablaba en un tono pausado y armónico.

—Yo fui secuestrado y torturado durante seis meses por las fuerzas paramilitares. A raíz de ello sufrí deterioros irreparables en la vista. El stress de la tortura generó esta soriasis generalizada que se muestra en todo mi cuerpo. Sufro además esclerosis múltiples, que me paralizará por completo en unos 8 a 10 años. Para poder contrarrestar en algo estos efectos irreparables, mi médico me recomendó una dieta estricta. Pero esa dieta me es imposible seguirla trabajando en la selva como trabajo, con proyectos de desarrollo, como te decía, con mujeres en riesgo, viudas por las masacres de un lado o del otro. Entonces hablé con mis hijos y con mi mujer y les dije: “Este trabajo es mi vida. O vegeto unos años más con una buena dieta, o muero como corresponde haciendo lo que mi conciencia y mi corazón me piden. Y aquí estoy Luis..."

Hablaba en voz baja, como temiendo ser escuchado.

— Tú lo que escribas, debes firmarlo con seudónimo. Y tener mucho cuidado acá en Colombia con lo que dices. La gente vive con temor. Y lo que tu dices respecto a que nadie se moviliza para protestar, es cierto. No lo hacen porque, de hacerlo, son candidatos al exterminio. Yo mismo arriesgo mi vida cada día. Hoy fui con seis señoras a constatar el lugar donde les asesinaron a sus maridos. ¡¿Y quién me garantizaba a mí salir de allí con vida...?!

Cuando le comuniqué que esta experiencia de recorrer en moto los principales países de Latinoamérica la vuelco en un Blog, pensó que yo era un reportero de algún medio importante de Argentina. Fue allí que se acercó un poco más a mí, y mirándome fijo a los ojos me dijo, en un tono extremadamente confidente e intimista:

Cuando estuve con Manuel Marulanda, comandante de las FARC, le pregunté:
...
—Mi comandante ¿Y con quién piensa Ud hacer la revolución? —Con la clase burguesa— me contestó— Que es la única que existe.
—Ud estuvo entonces con Marulanda? —pregunté sorprendido.
—Mira… Tu eres Luis verdad...? Mira Luis… si tu quieres que yo te contacte para alguna entrevista con alguno de ellos, pues no tienes más que pedírmelo. Yo te hago de nexo…
—Qué interesante sería Fernando si no fuera que mi objetivo en este momento es otro y no estoy a la altura de las circunstancias para una entrevista de ese tipo.

Defensor y seguidor de Gramsci, este militante social, castigado física y sicológicamente por la realidad histórica, cultural y social de su país, insistía en que el cambio era posible, pero no a través de los propios colombianos.

El problema de Colombia no lo resolverán los colombianos. Es una paradoja irresoluble. Fíjate: si los campesinos le venden gallinas a las FARC, los paramilitares los matan porque dicen que colaboran con la guerrilla. Y a la inversa, si se las venden a los paramilitares, los guerrilleros los matan por que los acusan de ser oficialistas. No..., Colombia no resolverá su drama por sí misma . El drama de Colombia lo resolverá la comunidad internacional. Terceros países…

TRASLADO A MI NUEVO HOTEL
Hoy me mudé a mi nuevo hotel, que como dije ayer, está ubicado en el barrio de Getsemaní de la Cartagena histórica.

Este barrio es uno de los barrios más representativos de la ciudad, dado que allí se dio el grito de independencia en 1811. Era la zona donde, en la época colonial, habitaban los esclavos. Acá se sitúan el moderno Centro de Convenciones Julio César Turbay Ayala, la Iglesia de la Tercera Orden, el Parque Centenario y el Camellón de los Mártires.

Cuando salí con la moto del hotel rumbo a mi nuevo alojamiento, apenas comencé el recorrido por el centro de Cartagena, con todo mi equipaje ¡Y vestido con ropa de calle! se desató una tormenta furiosa como pocas veces se ve en esta ciudad. Llegué empapado. El recorrido que habitualmente dura quince minutos me demandó una hora y cuarenta. Se circulaba a paso de hombre, y las calles eran ríos de agua que cubrían todas las imperfecciones del hormigón: pozos, quiebres de niveles, etc… lo que la volvían peligrosas en extremo.

Y como frutilla del postre…: el capitán del velero en el que pensaba viajar, que llegó también empapado, me informó que el viaje previsto para el jueves se suspendía porque sus pasajeros decidieron no. Me quedé frío, no podía coordinar ninguna idea que pudiera significar una respuesta prudente. Haber esperado diez días para embarcarme con él y venir recién ahora a darme semejante noticia… era para tomarlo de cuello y darle tres o cuatro cabezazos en la cara. De todos modos mantuve la calma y esperé a que dijera algo más:

—Pero no te preocupes Luis que te conseguí un lugar en otro velero que saldrá mañana a la tarde. Vale decir saldrás un día antes de lo previsto.
Esa noticia me retrotrajo en parte a mi calma original y allí entendí bien el porqué es siempre recomendable dominar el primer impulso en situaciones como éstas.

El cambio de planes al que fui obligado hizo que hoy a la tarde debiera cargar la moto en el nuevo velero. Esto me trajo la tranquilidad necesaria para dormir en paz.

(Si no reciben noticias mías por cinco o seis días es porque ya estoy en plena travesía. Será por lo tanto en la ciudad de Panamá, y Dios mediante, nuestro próximo encuentro).

Cartagena de Indias, Colombia, 16 de noviembre de 2010
© Todos los derechos reservados

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente Sr Luis , tanto que mereceria ud ser periodista.
buen viaje!

Roberto de SF dijo...

hola Luis;excelente tus relatos, esta bueno recibir informacion real, limpia, sin procesamientos o raros mensajes de como se vive en cada lugar,aunque duela!! te felicito y deseo un buen cruce!! hasta pronto amigo

SILOE dijo...

Sigo tu viaje con mezcla de envidia sana e inquietud... ten mucho cuidado... mis oraciones contigo.
Reme.

Anónimo dijo...

Otros viajeros por la ruta panamericana

http://www.racinggreenendurance.com/es/the-route.php
Recorrieron toda la carretera Panamericana, lastima por que en la única parte donde se corta la vía panamericana es en la frontera Panama-Colombia, falta un trayecto de 87 km para unir todas las Americas, tuvieron que hacer transbordo

PD: Info sobre la parte faltante de la carretera Panamericana

http://trukiny.blogspot.com/2010/11/video-conferncia-de-larouche-y-unasur.html
http://vimeo.com/16773307

Juanfer dijo...

Hola amigo..... me sumo nuevamente a tus relatos luego de varios días "incomunicado"..... veo que vas avanzando y me alegro mucho por ello..... te mando toda la "buena vibra" que te mereces desde Ibarra.... Un abrazo...

Saludos
Juan Fernando

Anónimo dijo...

hasta Panama! exito! Nora

Facundo dijo...

Ah por centroamérica ahora!
Abrazo grande